Venimos a este mundo para aprender, adquirir nuevos niveles de conciencia y de este modo perfeccionar nuestra esencia. Todos y cada uno de nosotros tenemos aspectos de luz y aspectos de sombra, y ambos son necesarios para nuestro progreso. Rechazar nuestra parte oscura nos genera una tremenda ansiedad y un enorme consumo de energía que no conduce a ninguna parte. El camino está en aceptar nuestra dualidad y en llevar hacia la luz nuestra penumbra.